jueves, noviembre 17, 2011

EL PLANETA AMANTE ("Melancolía" de Lars von Trier)

A lo largo de su filmografía, Lars von Trier ha buscado redefinirse continuamente como director, persiguiendo la originalidad como un fin en sí mismo. Pero estas ansias revolucionarias y provocadoras le han llevado también a una senda de artificiosidad de la que le ha sido difícil librarse (Anticristo, 2009). Esta preocupación por tratar de renovar el lenguaje cinematográfico y de imprimir la marca “von Trier” en cada nuevo filme, ha afectado creativamente a sus últimos trabajos, en los que además, su morbosa necesidad de maltratar a sus heroínas -la marca de la casa-, no le ha dado siempre sus mejores resultados. Por ello, una de las cosas que más sorprenden de Melancolía es el sosiego que respira, como si el director finalmente creyese finalmente en una historia y quisiera contarla junto a su heroína, no contra ella, como viene haciendo desde Breaking the Waves (1996), donde comenzó a utilizar la fórmula de tener como protagonista a una mujer que, ya sea inocente o culpable, suele acabar siendo agredida o asesinada. Sin embargo, en Melacholia, aunque también acabe con la muerte de la heroína, surge una extraña sensación de calma y al mismo tiempo de madurez artística.

La película de von Trier, de forma similar a Terence Malick en El árbol de la vida (2011), con quien coincidió en Sección Oficial del Festival de Cannes de este año y ahora en cartelera, introduce dentro de la narración un elemento cósmico que afecta directamente a la vida de sus personajes. Los dos trabajos, algo inhabitual en el cine de autor de los últimos años, ponen directamente en relación el universo y lo humano, aunque cada uno de forma total y agresivamente opuesta. El director de Europa (1991) parte de una historia en la que la chica protagonista (Kirsten Dunst) durante la celebración de su boda, se ve afectada por el influjo de un planeta que amenaza con hacer estallar la tierra. Un astro (humanizado) que está danzando alrededor de la tierra con pensamientos amorosos -hacia la protagonista- y apocalípticos al mismo tiempo. Malick, sin embargo, con su visión idílica y benigna del universo, totalmente fusionada a la idea kantiana de lo sublime, y también de lo trascendente, se opone radicalmente a la visión erótica y destructora de von Trier, más primitiva que la de Malick, bajo cuya idea del universo subyace la idea de armonía, expansión, belleza; en definitiva, de Orden. En Melancolía, el cosmos es amenazante, intrusivo, demasiado cercano, humano en cierto modo, como los dioses precristianos. La más bella de las criaturas, una mujer, atraerá el deseo de un planeta y para buscar la consumación, éste danzará como un animal en celo a su alrededor hasta finalmente alcanzar su objetivo. Von Trier logra verdaderamente algo extraordinario, que es fusionar lo más animal, como ese instinto que hace que los mamíferos se pavoneen, bailen, salten o muestren sus atributos, con lo cósmico. Lo instintivo mezclado con lo eterno. Un planeta convertido en un amante. Sin duda una de las más cautivadoras imágenes que se han visto hace tiempo. No hay idea de Dios, de trascendencia, de orden, de sentido. En Melancolía todo es deseo irracional, frente a la racionalidad y la lógica del universo malickiano. En von Trier, la pasión, y con ella la muerte, terminan siendo más poderosas que la vida.

Otro de los elementos más interesantes del último filme de von Trier es como la película evoluciona y rompe con las expectativas del espectador. Tras una obertura de cuadros que juegan con una estética pictórica surrealista y romántica, de imágenes alegóricas, estampas que nos anuncian lo que ha de suceder, nos hallamos con una película que tarda en encontrar su lugar. En cierto modo, comienza aparentemente de la peor de las maneras, con una estética que recuerda al movimiento Dogma, cine que él inauguró y clausuró con Los Idiotas (1998). Justine, la protagonista, acaba de casarse pero comienza a comportarse de forma extraña, rompiendo con los protocolos sociales, con lo que se espera de ella. La boda poco a poco se convertirá en un total fracaso, y ella, dejándose llevar por algo que no puede controlar, llegará a tener relaciones sexuales con un invitado en medio del jardín, bajo la mirada del planeta. Tras este primer acto en el que filme no difiere temática y estética de muchos otros, la película nos introduce brillantemente en otro “género” de cine, el apocalíptico. Comprendemos que ella se ha convertido en una “lunática”, en este caso en “melancólica”, por el influjo de la cercanía del planeta. Sus reacciones, aparentemente incomprensibles en un principio, cada vez se irán haciendo más lógicas, hasta que al final de la película será el único personaje cuerdo, capaz de afrontar con valentía su propia muerte y la de la humanidad. Los hombres (curiosa utilización por parte del von Trier del actor Kiefer Sutherland de la serie 24, icono de los valores tradicionales de la masculinidad: fuerza, decisión, valentía,) son los representantes de la cobardía. Se escabullen, se escapan o se suicidan, dejando solas a las mujeres. Justine se convertirá así en la auténtica heroína, capaz de mantener ese sosiego, esa calma que se producirá antes de la catástrofe.

Antes del fin, en una de las mejores escenas de la película, ella, Justine, atraída por el planeta, se desnudará en medio del campo exhibiendo su cuerpo y excitando la danza del amante, que culminará con la consumación del acto: la apocalipsis. Probablemente Melancolía sea la película que ha llevado más lejos el sentido último del verbo consumar, en su definición de llevar a cabo totalmente algo. Aquí se trata de la consumación total, de un romanticismo exacerbado que lleva a la extinción por el poder de la atracción. Dos cuerpos, uno celeste y otro humano, se funden y al mismo tiempo se destruyen.

Con Melancolía, von Trier ha creado una película extraña y poderosamente romántica. Un filme que nos lleva hacia una gran imagen final, casi de éxtasis, en la que cuerpo y materia estallan al unísono.

Daniel V. Villamediana

(Publicado originalmente en el Culturas de La Vanguardia)


7 comentarios:

Cinerosos dijo...

Me parece muy interesante, seductora y muy bien justificada, la lectura erótica de Melancolía. Justine, claramente, se ve alterada por la cercanía del planeta aunque quizás se vea más nítidamente en su hermana. Yo tengo la sensación de que más que de una influencia se trata de un encuentro que pertenece a un mismo acontecimiento: la melancolía propia nuestro tiempo, un tiempo en el que cualquier esfuerzo por salir de nuestra crisis de valores es prácticamente inútil. http://cinerosos.blogspot.com/2011/12/melancholia.html

miguel dijo...

hola, me gusta mucho este blog, suelo visitar este blog para sacar ideas para uno que yo tengo, me harías un favor si añadieras mi blog en tu blog, e intercambiásemos enlaces
! gracias!
http://buenaspeliculasdecine.blogspot.com/

lizzet - juegos de mario dijo...

buena lectura, un poco larga, pero muy interesante.

E2E4 Media Video Marketing dijo...

Estamos buscando colaboradores para versión 2 del juego de preguntas Cine Quiz, un juego de preguntas de cine para Android que lleva ya más de 2000 descargas y tiene una valoración muy positiva por los usuarios.
https://play.google.com/store/apps/details?id=juegodeCine.jorge&feature=search_result#?t=W251bGwsMSwxLDEsImp1ZWdvZGVDaW5lLmpvcmdlIl0.
Si te interesa mandanos un email comunicacion@e2e4media.es con el asunto colaborar y te diremos cómo hacerlo y las contrapartidas que recibirás por la colaboración.

Juan dijo...

Fantástico artículo. En mi opinión, Melancholía y El árbol de la vida convirtieron al pasado en uno de los más interesantes cinematográficamente de los últimos años gracias a su tratamiento del mundo, atreviéndose a dar un paso más allá en sus referencias a la vida y la muerte.

Maria dijo...

La única persona honesta de todo el film es Karen, unida involuntariamente al grupo como experimento balsámico para combatir la depresión que la aquejaba. Es la única de todos que se lanza al vacío sin paracaídas, ya que los demás, parloteos aparte, no tienen el coraje que se les preveía para arriesgar sus vidas personales en su entorno más próximo. Y entonces la película me gusta más. Y Trier se ríe de ellos. Y yo también. El tipo nos regala una moraleja inesperada. ¿Reírse de la burguesía? Sí hombre... nanana. Viví un tiempo con él en Dinamarca compartiendo una celda acolchada y qué vaaa... nanananaaa... consulta online medico online pediatra online medico online doctor online dermatologo online veterinario online veterinario online doctor online consulta online abogado online abogado online abogado online abogado online abogado online psicologo online doctor online psicologo online abogado online abogado online La película tiene secuencias muy buenas. En otras los micros se meten en cuadro y uno no entiende nada, pero en un film de estas características lo cierto es que te da lo mismo. La secuencia del chico y los motoristas y toda la movida gay que destila me hizo partirme bastante (por la mitad, claro). El restaurante, la orgía, la escena de la ducha... todo es expuesto de forma grotesca pero sin molestar. Con una belleza distinta. Joven. Y es que los daneses son grandes defensores de las buenas costumbres. Y de la libertad de expresión. Gran país

Cesar Fernandez D dijo...

Los defensores de 'Melancholia', el "melodrama de ciencia ficción apocalíptica" de Lars von Trier, se marcarían un tanto si defendieran la nueva película del enfant terrible del cine mundial como un filme más conceptual que narrativo. Hay algo incuestionablemente subyugante, tanto a nivel sensorial como intelectual, en algunos de los hallazgos que pueden encontrarse disgregados por 'Melancholia', la mayoría concentrados en su preludio y en su segunda mitad (como siempre, Lars y su universo episódico). En su rimbombante y pirotécnica intro, una reedición mejorada del esteticista arranque de 'Anticristo', von Trier elabora una vistosa micro-pieza de video- arte (cabría pensar en Bill Viola) que aúna toda la soberbia de su cine en cámara super- lenta. Los personajes de la función se presentan ante el público flotando en una serie de tableaux vivants que reproducen un mundo abocado a la destrucción. El escenario es una villa señorial cuyo jardín y disposición arquitectónica recuerda a la de 'El año pasado en Marienbad', de Alain Resnais, aunque la clave del asunto está en la combinación del tema (el desangelado fin del mundo) y la banda sonora, en la que figuran las notas del preludio de 'Tristán e Isolda', la ópera de Wagner. Y es que en el corazón de 'Melancholia' encontramos una invocación de los componentes trágicos del romanticismo alemán. Von Trier se recrea en el juego referencial, pero el problema es que más que un diálogo o una reflexión sobre las herencias artísticas, la cita parece más una eficaz coartada cultural, como podía ser la dedicatoria a Andrei Tarkovski al final de 'Anticristo'. En 'Melancholia', von Trier encuentra un nuevo y epatante filón en el cruce del Apocalipsis con su particular interpretación de la melancolía, entendida como un cruce entre fatalismo y depresión. Dos conceptos que actúan como motor subyacente del díptico central del filme, que versa sobre las miserias de la vida burguesa y la sinrazón de la existencia humana. consulta medico pediatra medico doctor dermatologo veterinario veterinario ask to consulta abogado abogado abogado abogado abogado psicologo doctor psicologo abogado abogado El primer episodio, titulado "Justine" (nombre del personaje al que da vida una inspirada y abatida Kirsten Dunst), parece un remake edulcorado de 'Celebración', de Thomas Vinterberg, la película danesa que inauguró, junto a 'Los idiotas', del propio von Trier, el movimiento Dogma 95. Aunque en este caso no se celebra un aniversario, sino una boda en la que la novia (Dunst) va sucumbiendo ante la banalidad de los rituales que marcan el festejo.